Cómo disfrutar del mal tiempo en Moscú (I)

Estamos solo a principios de noviembre, pero parece que este año el invierno quiere adelantarse. Aquí cayeron ya las primeras nieves la semana pasada y, aunque el tiempo parece que empieza a normalizarse y hemos vuelto al otoño, ya no apetecer mucho salir a pasear. Ahora apetecen los fines de semana perezosos, de esos de quedarse en el sofá viendo una peli debajo de la manta y tomando chocolate. Pero ¿qué hacer si el invierno dura casi seis meses? A mí, por lo menos, ni los -30º me hacen quedarme en casa.
Hace algunas semanas unos amigos y yo encontramos lo que sería el plan perfecto para animar uno de esos sábados-tarde perezosos de otoño y sin pasar frío a la intemperie.
Nuestro punto de encuentro fue la estación de metro Baumanskaya (línea azul al este, primera parada después de la circular), zona  famosa por su variedad de bares, restaurantes y locales de ocio.

Foto de Alberto Fornasier

Cuando salimos del metro nos dirigimos hacia el “Museo de los videojuegos soviéticos” (En ruso Музей советских игровых автоматов), que no es exactamente un museo, sino más bien un salón recreativo al estilo soviético.
La entrada es libre, solamente debes cambiar tus rublos modernos por rublos soviéticos para poder jugar a los videojuegos. Por 300 rublos, nos dieron 20 monedas de 15 kopeks, que nos repartimos entre todos para probar diferentes juegos.
La sala estaba llena de jóvenes rusos (entre los 25 y los 35 años), que jugaban animadamente a juegos como el futbolín (también para basket y para hockey sobre hielo), carreras de coches, submarinos y un largo etcétera. Para haceros una idea de cómo son estos juegos, en la página web del museo tenéis una demo del juego de carreras de coches «Магистраль» (Magistral).

Foto de Alberto Fornasier

Después de varias partidas a juegos diferentes, decidimos ir a tomar un café. Tomar un café con los amigos es una de las maneras más simples y comunes en España de pasar el tiempo y es posible pasar horas y horas charlando delante de un solo café con leche. En Moscú, desgraciadamente, no voy tan a menudo a las cafeterías como en España. La razón principal es el precio del café: un café con leche ronda aproximadamente los 5 euros.
A 5 minutos del museo de los videojuegos soviéticos se encuentra la cafetería o Antikafe Local Time. ¿Por qué Anticafé? Porque en este lugar no pagas por el té o el café que tomes, sino que pagas por el tiempo que estás en él. Este local tiene forma de casita prefabricada y se encuentra en el centro de unos jardines. Cuando entras, una chica escribe en un bloc la hora y tu nombre y puedes sentarte en cualquier mesa o sofá de la casita. Tú mismo debes ir a la cocina y servirte té, café y galletitas: todo lo que quieras, tantas veces como quieras. También hay una habitación con una videoconsola XBOX de uso público, estanterías con libros (en ruso), y diferentes juegos de mesa (UNO, Jenga, Monopoli,…). Después de dos horas de juego, los varios cafés, las galletas y la diversión nos costaron cerca de 4 euros.
En la página principal de la web, podéis ver otras localizaciones de Anticafés por Moscú. ¿Existirá esto en España?

Acabo de ver las previsiones del tiempo para mañana: nubes y lluvia otra vez. A ver qué más se me ocurre para aprovechar un dia de fiesta con ese tiempo…

Anuncios