“Moscow Walks” de Phoebe Taplin

Durante la primavera pasada fui bastante asidua a la cadena de panaderías-cafeterías-restaurantes Le Pain Quotidien, una franquicia belga que posee numerosas sucursales alrededor del mundo y que en Moscú tiene, por ahora, 13 restaurantes. A pesar de ser una cadena, su estilo está muy cuidado y aquí en Moscú es popular por tener una atmósfera un tanto europea y cosmopolita.
Sé que en España hay también sucursales de LPQ – El Comidista (blog que admiro y sigo regularmente) escribió sobre ello en su polémico post donde criticaba a las “boutiques” de pan – pero en mi ciudad no existe. Así que cuando descubrí este rincón en Moscú tuve la sensación de encontrarme en el café de alguna ciudad Europea (incluso de la misma Barcelona añorada). Sin ser excesivamente caro, la comida es de buena calidad y tienen varias opciones vegetarianas. LPQ es también el lugar ideal para un desayuno, brunch o merienda al más puro estilo europeo: su carta consta de una gran variedad de cafés, tes, pastas y tartas.

Un día de la primavera pasada, mientras comíamos el menú del día en LPQ de Kamergersky Pereulok (al lado de la calle Tverskaya), una amiga me habló sobre las guías de paseos en Moscú que vendían exclusivamente en la cafetería. Yo ya me había fijado que en la entrada había una pequeña sección donde es posible comprar aceite de oliva y mermeladas, pero nunca había visto los libros. A la salida, mi amiga me regaló mi primera guía de Moscú, se trataba del tomo de Primavera de la guía “Moscow Walks” (o Московские прогулки) de Phoebe Taplin.

Foto de themoscownews.com

Phoebe Taplin es una periodista británica que vivió en Moscú entre 2007 y 2011 (ha vuelto a Inglaterra recientemente), especialista en cultura, lengua e historia rusa. Escribía semanalmente una columna en el periódico en inglés The Moscow News, famoso entre los expats. También organizaba encuentros y excursiones con otros expats que viven en Moscú y al mismo tiempo escribía su propia página web de donde nació el proyecto de sus guías “Moscow Walks”. Esta guía son en realidad cuatro libros, cada uno corresponde a una estación del año. De esta manera existe la guía de primavera, de verano, de otoño y de invierno. Y, a su vez, cada guía está dividida en los diferentes meses de su estación. Debo destacar también lo bonitas que son y lo bien diseñadas que están: la portada de cada una de las guías es de un color distinto, reflejando el color de su estación. El precio de cada una de ellas es de 350 rublos.
En estas guías, Phoebe Taplin propone rutas a pie alrededor de todo Moscú y en las afueras. Las rutas oscilan entre los 3 y los 13 kilómetros y en el libro se explica la historia de los lugares más interesantes. Estos paseos incluyen parques, visitas a museos (con sus precios y horarios), estaciones de metro imprescindibles, edificios, calles, mercados, bares y restaurantes, notas sobre medios de transporte para acceder a algunos puntos difíciles, y una sección especial para familias con niños. Aquí podeis ver una entrevista con la propia autora (en inglés):


Cuando me encontré con Mi Novio Italiano y le enseñé mi guía, él se entusiasmó con ella y vio que aún había muchos rincones desconocidos en Moscú también para él – que en ese momento llevaba ya 4 años viviendo en la ciudad-. El buen tiempo se acercaba y enseguida empezamos a aficionarnos a los paseos de Phoebe Taplin. “Moscow Walks” refleja el espíritu de Moscú, su cara más verdadera y su autora no duda en incluir en la ruta callejones olvidados para encontrar a la vuelta de la esquina la magnificencia de la capital.

Foto de themoscownews.com

Poco a poco conseguí las otras guías: otoño, verano e invierno y, como la misma Phoebe explica en su introducción, todos estos paseos pueden hacerse en cualquier época del año, pero ella intenta encontrar temas que liguen cada paseo con su estación. Según mi experiencia, no es posible hacer todos los paseos en cualquier época del año. Es decir, por supuesto que es posible, pero no es siempre igual de gratificante o de interesante. Yo he hecho algún paseo de verano en otoño, por ejemplo, y la experiencia no cumplió con mis expectativas. Muchas veces es necesario tener en cuenta la climatología, la velocidad con la que cambian los paisajes y los temas asociados a los paseos.
A veces también la autora sitúa un paseo en un mes que, según mi opinión, se adaptaría mejor a otro clima. Ese ha sido el caso del paseo que MNI (Mi Novio Italiano) y yo hemos hecho hoy, pero escribiré sobre este y otros paseos en futuras entradas de este blog.

Anuncios