Más aniversarios

La animación soviética tiene un símbolo: Cheburashka. Esta criatura, que salió de una caja de naranjas y a la que ni siquiera quisieron en el zoo por no saber de qué animal se trataba, ha llegado a convertirse en imagen de Rusia. En todos los mercadillos de souvenirs es posible encontrar diversos modelos de Cheburashka de peluche entre las matrioshkas: con una naranja entre las manos, con ropa, con el pelo de colores llamativos, con música,… Tantos modelos de Cheburashkas como se pueda imaginar. Incluso la marca de ropa deportiva italo-rusa Bosco (famosa en España por ser la firma creadora de los polémicos chándals de las Olimpiadas de Londres 2012, recordáis?) ha creado Cheburashkas de los colores de la bandera y vestidos con su ropa (ver foto).

Foto de chertyaka.ru

Este bichito tan mono y achuchable es tan popular en todo el mundo que va a tener incluso un museo, según las últimas noticias del diario Rusia Hoy.

Las orejas de este muñeco nos hacen pensar, inevitablemente, en Mickey Mouse y es que la industria cinematográfica soviética creó a Cheburashka a imagen del Mickey de Disney. Ese fue también el origen de otros dibujos animados soviéticos como la popular serie Nu Pogodi (en ruso “Ну, погоди!”), de la que podemos decir que es el Tom y Jerry soviético y de Vinni Puj, la versión rusa de Winnie the Pooh.

Grafitti de Nu pogodi! en Vilnius
Foto de Laura Morales

Pero en los años 60 y 70 se crearon también obras de animación originales, con un estilo único y con nuevas técnicas en animación. Estas películas ya no se dirigían a un público exclusivamente infantil: están narradas con un lenguaje cargado de metáforas y tienen una atmósfera poética. Mi cortometraje de animación favorito es “Ericito en la niebla” (Ежик в тумане), del año 1975:

Ayer hablaba del aniversario de la Revolución y hoy seguimos con los aniversarios: el mío propio. Y, como canta el Cocodrilo Guena -amigo y compañero de Cheburashka-  “por desgracia, el cumpleaños es solo una vez al año”, así que me voy a celebrarlo.

Para saber más sobre animación soviética os recomiendo leer este interesante artículo que apareció en Rusia Hoy en 2010.

Anuncios