Domingo por la mañana en el barrio

Esta mañana todo ha amanecido cubierto de una espesa capa blanca y el panorama no invitaba a salir. Pero después de un rico desayuno hemos cargado las pilas y hemos decidido salir a comprar al mercado de mi barrio.

Foto de Alberto Fornasier

Foto de Alberto Fornasier

¡Qué desolación! En el mercado no había nada… solo pescado congelado, verdura congelada y personas congeladas. En cambio el día era maravilloso. Hacía un poco de frío pero el cielo estaba azul y sin una nube. El sol iluminaba la nieve brillante y todo parecía una postal de cuento de hadas.

MNI y yo después de comprobar el éxito del mercado nos hemos visto obligados a ir al supermercado. Y saliendo de él hemos visto la iglesia de mi barrio en el horizonte. Sus cúpulas cubiertas de nieve nos invitaban a acercarnos hasta ella. Hemos subido la compra a casa, hemos cogido la cámara de fotos y hemos vuelto a la calle. Después de jugar con la nieve en el parque de delante de casa hemos llegado a la iglesia.

Foto de Alberto Fornasier

Foto de Alberto Fornasier

Hemos entrado un momento en ella, que estaba repleta de gente: ancianas rezando, familias bautizando a sus bebés, obreros haciendo restauraciones… A la salida hemos visto que había una “khlebnaya lavka”, es decir, una panadería que pertenece a la iglesia. No nos hemos podido resistir a comprar una barra de pan y unas chocolatinas con el envoltorio de la iglesia del barrio. Nos ha sorprendido que el pan era muy aromático, con semillas y especias. Después del paseo hemos vuelto a casa: da gusto poder pasear por el barrio un domingo por la mañana sin prisa y sin necesidad de coger el metro!

casa

Foto de Alberto Fornasier

Anuncios