Happy moo

Acabo de darme cuenta de que mi post sobre cómo ser vegetariano y (sobre)vivir en Moscú se ha quedado desfasado. En todo este tiempo vivido en Moscú me he movido siempre por los mismos vege-lugares, sin tener en cuenta los nuevos que iban apareciendo, pero el vegetarianismo y el veganismo están empezando a tomar más fuerza entre los moscovitas.

Me he puesto a navegar un poco en Internet a la búsqueda de nuevos lugares por descubrir y me he encontrado con varias gratas sorpresas que quiero compartir. He entrado en la web Happy Cow y he descubierto que en el centro mismo de Moscú, en algunas de las calles más chic y más posh de la ciudad han abierto dos restaurantes vegetarianos.

Uno de ellos se llama Fresh y, según su web, es una cadena de origen canadiense donde se pueden encontrar platos saludables y depurativos: batidos verdes, zumo de wheatgrass y todo tipo de últimas modas y corrientes en la cocina vegetariana. Algunos conocidos que han comido en él dicen que la comida es deliciosa, pero demasiado caro para volver.

Otro, Mandarin, es la versión “superior” del famoso restaurante vegetariano Jagganath, pero sin llegar a ser tan pijo como Fresh.  Ambos, Fresh y Mandarin se encuentran muy cerca el uno del otro, en pleno centro de Moscú, cerca de la estación de metro Teatralnaya.

Pero entre estos recientes descubrimientos, el que más me llama la atención es el de la tienda Happy Vegan Shop, que tiene sede real y virtual. En esta tienda puede comprarse de todo: cosmética, productos para animales, libros, ropa y accesorios, productos de limpieza y, por supuesto, alimentación. Ellos mismos preparan sus propias pizzas bajo encargo y tienen una pequeña sección de panadería-bollería. Además, que yo sepa, esta es la primera tienda que vende seitán en Moscú. Abierta todos los días, cerca de la estación de metro Smolenskaya.

Viet Café

Además, todavía quedan algunos días para seguir disfrutando de la cuaresma ortodoxa y de su menú “vegano” en (casi) cualquier restaurante de Moscú. Algunos lugares “para omnívoros” tienen también opciones vegetarianas muy recomendables todo el año. Mi último descubrimiento es el restaurante de estilo vietnamita Vietcafé. A pesar de ser una cadena de restaurantes presente en todo Moscú y tener uno justo al lado del trabajo, nunca había probado su comida. Las fotos de gambas y otros mariscos que adornan el menú de la puerta me disuadían claramente. Pero el cartel de “tenemos menú de cuaresma” me invitó a entrar. Acerté en la decisión: la comida me pareció deliciosa y las raciones suficientes, los precios bastante moderados para Moscú y el servicio fue excelente. MNI y yo tomamos cada uno un plato principal: el suyo de arroz con verduras y el mío de fideos. Y compartimos un segundo plato de rollitos rellenos de verduras y tofu (4 unidades). Bebimos te milky oolong y una cerveza grande. Y todo salió por alrededor de 1500 rubos. La atmósfera del lugar invita tanto a cenas románticas como a comidas de negocios y a mediodía disponen de “business lunch” por alrededor de 300 rublos.

Acabo de comer antes de escribir esto…y tanto pensar en comida me está entrando hambre otra vez. Voy a hacer una excursión a la nevera…¡Buen provecho!

Anuncios